sábado, julio 25, 2009

¿Qué podemos hacer para ayudar?

La muerte es difícil de aceptar. Cuando muere un ser querido, sentimos enojo, confusión y aturdimiento. Experimentamos aflicción, la cual aún cuando es dolorosa, es una parte necesaria de este período de transición y del período de sanación que nos permite separarnos de la persona fallecida.

El ritual del funeral ayuda a los sobrevivientes a comenzar el proceso de sanación, enfocando sus emociones y dándole significado a la experiencia de la muerte. Un funeral le da a los deudos “permiso” para expresar sus sentimientos de tristeza y pérdida.


El ritual del funeral ha existido desde los comienzos de la civilización, dando como resultado un variado número de costumbres funerarias alrededor del mundo.Cuando muere alguien, la familia, el sacerdote de la familia, los amigos y el director del funeral todos tienen los roles que se supone deben desempeñar.

El rol de la familia

Después de un fallecimiento, la primera responsabilidad de la familia es hacer las llamadas telefónicas. Necesitan notificar al médico inmediatamente, si es que él o ella no están presentes en ese momento, tal vez al médico forense, y al director del funeral. Ellos también van a querer llamar al sacerdote de la familia.

Después de que se hayan realizado las llamadas profesionales, la familia debe asegurarse de que los amigos y parientes han sido notificados sobre la muerte, aún cuando no necesitan ser ellos los que realicen todas las llamadas. Las personas más cercanas a la familia - padres, abuelos, niños y hermanos - deberían ser notificados personalmente. No es práctico para la familia tener que llamar a todo el mundo. Las noticias sobre un fallecimiento viajan rápido, y los amigos y parientes lejanos probablemente se enterarán de la noticia antes de que la familia inmediata tenga tiempo de contarles.

Después de hacer los llamados, la familia tiene que consultar con el director de la empresa fúnebre y con el sacerdote para planear el funeral, elegir los portaféretros y enviar las avisos fúnebres. Estas responsabilidades tienen un importante propósito ya que ayudan a confirmar la realidad de la muerte.

El rol del sacerdote

El sacerdote también es responsable por la dimensión del ritual del funeral. Este varía bastante de iglesia a iglesia, y algunas tienen más ceremonias fúnebres que otras. El sacerdote puede seguir el ritual de acuerdo a los libros o puede hacer un servicio más personalizado. En este caso, generalmente se le pregunta a la familia si hay algún himno favorito o algún pasaje de las Escrituras que ellos desean que sea incluído.

Si la familia no pertenece a alguna iglesia pero quiere un funeral religioso, el director fúnebre recomendará un pastor. El director del servicio fúnebre generalmente conseguirá un sacerdote que se adapte mejor a sus necesidades. En este caso, el sacerdote no deber ser notificado hasta que el funeral sea planeado.
En cada caso, el sacerdote debería ser consultado sobre cuando le resulta posible oficiar el servicio fúnebre.

El rol de los amigos

Los funerales unen a las familias y a los amigos para brindarse mutuo apoyo. Puede ser que sus amigos que están de duelo no tengan la posibilidad de decírselo, pero su presencia puede significar más para ellos de lo que usted se pued imaginar.

Demuéstreles que se preocupa por ellos dándoles un abrazo, un firme apretón de manos o con una palmada amigable en el hombro. Solo diga “lo siento”, no trate de hacer un discurso profundo sobre la vida y la muerte. No diga, “yo sé como te sientes”, porque no lo sabe. El dolor que cada persona siente depende de la relación que él o ella tuvieron con la persona fallecida, y no hay dos relaciones que sean exactamente iguales.

Si sus amigos están sufriendo por la muerte de su bebé, no trate de consolarlos diciéndoles que quizás era lo mejor y no diga cosas como, “siempre pueden tener otro bebé”. Ellos se sienten tristes porque han perdido a su bebé, y un niño no puede reemplazar a otro.

Es muy importante para sus amigos hablar sobre la muerte así puedan aceptarla. Recuerde que sus amigos pueden mostrar una gran variedad de reacciones hacia la muerte - enojo, culpa o depresión. En cada caso, es importante expresar las emociones, este es un paso impotante para resolver el dolor. Usted como amigo puede ayudar más escuchando, no cambiando de tema.

Usted puede ayudar de muchas formas. El sufrimiento es muy duro, y puede durar un largo tiempo. Su amigo todavía está bajo una gran presión, y usted puede aliviarle su carga ofreciéndose para hacer el lavado, cocinar e incluso para cuidar de los otros niños.

Si hace poco tiempo que su amigo o amiga se convirtieron en viudo o viuda, él o ella pueden sentirse abandonados. Usted puede ayudarlos llamándolos con una invitación para cenar o para alguna función de beneficiencia. Si su amigo rechaza la invitación, espere algunas semanas y vuelva a intentarlo de nuevo. No espere que él o ella lo llamen; su amigo puede sentirse muy mal como para acercarse a alguien.

Recuerde que la muerte de alguien cercano pude cambiar a una persona. La vida de su amigo ha sido desgarrada, y poner todo en su lugar nuevamente puede significar que debe encontrar un nuevo rol en su vida o una nueva forma de mirarse a sí mismo. Esto puede cambiar la relación que tiene con su amigo. Pero lo que es más importante es que la mistad permanece.

El rol del director fúnebre

Desde la hora de la muerte hasta el lugar del destino final de la persona fallecida, el director fúnebre ayuda a la familia a atravesar estos difíciles momentos. El director fúnebre cumple la función de consejero, administrador, sostén y apoyo.

Cuando se llama al director de la empresa fúnebre, una de sus primeras responsasbilidades es llevar el cuerpo de la persona fallecida hacia la empresa. El director de la empresa fúnebre también obtiene información para el certificado de defunción de la persona fallecida, el cual luego va a ser completado por las correspondientes autoridades legales.

El director fúnebre debe encontrarse con la familia para discutir los arreglos necesarios para el velorio, si es que se va a realizar uno, y para el funeral. De acuerdo con la ley, las costumbres y especialmente los deseos de la familia, el director fúnebre los ayuda a escoger el lugar, el tiempo y el tipo de servicio, y cualquier otro arreglo necesario. El director fúnebre permite la posibilidad de elegir el ataúd u otro tipo de contenedor, una lápida recordatoria u otra marca apropiado, y alternativas para la disposición final - usualmente entierro, cremación o sepultura. También ofrecen a menudo otras posibilidades sobre las cuales la familia debe optar, y deben explicarlas así la familia pueda elegir correctamente.

El día del funeral, el director fúnebre tiene que atender detalles ceremoniales y administrativos, como así también asuntos de logística tales como el transporte. Antes y después del servicio fúnebre, el director del servicio ayuda a la familia a completar todos los papeles necesarios, incluyendo los avisos fúnebres y los formularios para la seguridad social y el seguro. A causa del impacto emocional ocasionado por la muerte, generalmente se hace difícil concentrase en los detalles de todos los formularios legales, entonces la ayuda del director fúnebre es especialmente apreciada por los familiares de la persona fallecida.

El director del servicio fúnebre también puede responder preguntas sobre la forma de hacerle frente a la muerte, reconocer cuando una persona está teniendo dificultades en aceptar la pérdida de un ser querido y recomendar quienes pueden brindar consejo profesional para aquellos que lo necesiten.

Otros Temas de interes

» ¿Qué podemos hacer para ayudar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada