sábado, julio 25, 2009

La muerte de un compañero de trabajo

En nuestra cultura, el tema de la muerte generalmente no se discute. Por ello, cuando alguien de nuestro trabajo muere, nos encontramosa nosotros mismos sintiéndonos inseguros acerca de cómo deberíamos sentirnos o actuar. Estas son algunas de las respuestas a las preguntas que usted puede hacerse relativas a la muerte de un compañero de trabajo.


Pregunta: Un hombre con el cual yo solía trabajar murió recientemente, y ahora me siento confuso, desorientado y deprimido. ¿Es normal esto?

Respuesta: Si. Usted está experimentando la aflicción, y así es exactamente. Generalmente las personas que trabajan la jornada completa pasan más tiempo con sus compañeros de trabajo que con sus amigos y aún que con sus familias. Por lo tanto un compañero de trabajo puede volverse una persona muy importante en su vida. En el momento que pierde a alguien importante en su vida, usted sufre.

Pregunta: ¿Cómo puede afectarme el dolor?

Respuesta: El dolor es algo completamente individual. La forma en que usted realice el proceso del duelo va a depender de como era la relación con su compañero de trabajo, su edad, su sexo, sus creencias religiosas, sus experiencias previas con el sufrimiento y un gran número de otros factores. Nadie puede decirle como lo sentirá o como debería sentir al dolor.

De todas formas, hay reacciones comunes hacia la muerte de alguien cercano, y usted debería esperar experimentar algunas de ellas. Puede sentirse totalmente conmocionado. Más tarde, la conmoción puede convertirse en letargo. Puede sentir como que no está pasando nada - usted y sus compañeros de trabajo pueden encontrarse diciendo, “Todavía no puede creeer que Bill se haya ido. No parece que fuera verdad.” Esa es una manera natural de consolarse, de darse su tiempo para aceptar lentamente lo que ha pasado.

Puede sentirse enojado con lo que sea o con quien sea que usted crea ha causado la muerte de su compañero. Pude sentirse enojado con los médicos o las enfermeras que no puedieron salvar a su compañero, con la empresa “por hacer trabajar demasiado a la persona fallecida” o con Dios. Si usted cree que la muerte de su compañero fue causada por malos hábitos de salud o por descuido, entonces también va a estar enojado con él o con ella por morirse y dejarlo - y después se va a sentir culpable por pensar de esta manera.

Pregunta: ¿Los compañeros de trabajo se sienten culpables?

Respuesta: Usted puede sentirse culpable por una gran cantidad de razones. Puede creer que de alguna manera usted hubiera podido evitar la muerte. “Debería haber insistido para que Pepe vea al médico por esa tos”, puede decirse a usted mismo, o “ Hubiera debido estar ahí para evitar ese accidente”.

Si usted y sus compañeros han tenido desacuerdos - como le sucede a la mayoría de la gente que pasa mucho tiempo junta - ahora usted también puede sentirse culpable por ellos. Pequeños acontecimientos, tales como rechazar una invitación para ir a tomar algo después del trabajo el día antes de que su compañero muera, puede convertirse en un recuerdo doloroso frente al hecho de la muerte.

Pregunta: Me doy cuento que estoy pensando mucho en la persona que murió. ¿Esto es algo inusual?

Respuesta: Es común preocuparse por la persona que murió. Puede pensar constamente en esa persona, recrear las circunstancias de su muerte una y otra vez en su mente, tener sueños o pesadillas acerca de su compañero – e incluso puede pensar que lo ve o que lo escucha. Es importante comprender que, aún cuando parezca muy raro, estas reacciones son normales.

Como la mayor parte de la clase trabajadora se encuentra por debajo de los 65 años, la muerte de su compañero puede parecer injusta e intimidante. Como resultado de esto, usted puede sentirse vulnerable, asustado y deprimido, especialmente si usted tiene aproximadamente la misma edad.

El tensión mental que provoca el sufrimiento se puede cobrar su tributo en el aspecto físico. No es inusual para la persona que está de duelo, perder peso, tener dificultades para dormir, sentirse iritable, o sentir que le falta el aire.

Pregunta: ¿Cómo puedo enfrentarme con mi dolor?

Respuesta: Primero, usted debe reconocer que el dolor es necesario, y es algo sobre lo cual debe trabajar; no hay atajos.

Es importante que usted exprese sus sentimientos. Tómese su tiempo para llorar, y no tenga miedo de compartir sus lágrimas con sus otros compañeros. Hable abiertamente con la familia y los amigos sobre la muerte de su compañero. Exprese su enojo si es que lo está sintiendo. Apóyese en sus amigos.

Trate de aliviar sus tareas un poco. Separe un poco de tiempo solo para usted mismo, así puede pensar en la muerte de su compañero y poner las cosas en perspectiva.

No hay un tiempo determinado para sufrir, pero si está preocupado porque no está manejando su dolor adecuadamente, debería considerar la idea de conseguir ayuda profesional. Puede aliviarlo saber que usted está reaccionande de una manera normal. Si pusted cree que necesita ayuda, pregúntele al director del funeral, a su sacerdote o al médico para que le sugieran un consejero.

Pregunta: Nunca llegué a conocer a la familia de mi compañero de trabajo. ¿Debería aistir al funeral?

Respuesta: De cualquier forma, vaya. Los velorios y los funerales sirven como un punto de referencia importante para su dolor, lo cual le ayudará a aceptar la muerte y comenzar el proceso de sanación. Los funerales también reúnen a todos los que se interesaban por la persona fallecida, para brindarse consuelo unos a otros. La acongojada familia de su compañero de trabajo seguramente apreciará su presencia.

Pregunta: ¿Qué debo decir decir cuando conozca a la familia de mi compañero?

Respuesta: Solamente diga: “Lo siento”. Si los conoce bien, dígales que usted está dispuesto a ayudar de cualquier forma que pueda. No trate de darles un discurso profundo acerca de la muerte - la gente que está de duelo no quiere escuchar sobre filosofía.

Pregunta: Un miembro del departamento del cual soy el jefe ha muerto. ¿Cómo debería informarles a los demás miembros del equipo?

Respuesta: No les envíe un memo - dígaselos personalmente. Es una buena idea llevar a todos los compañeros de trabajo de la persona fallecida a una sala de conferencias o al área de descanso y allí contarles lo que sucedió. De esa forma, podrán irse inmediatamente si quieren hacerlo, o sentarse por un rato mientras charlan sobre lo que pasó. No vaya a la oficina o cubículo de cada persona a contarle a él o a ella - usted no sabrá cuanto tiempo permanecer.

Pregunta: Algunos de los miembros de mi equipo eran muy cercanos a la persona fallecida, y estoy seguro de que van a estar muy enojados. ¿Cómo debería manejar esta situación?

Respuesta: Solo dígales que lo siente mucho, y que usted está disponible si ellos desean conversar. Si es posible, ofrézcales que se tomen el resto del día, ellos también necesitan tiempo para asimilar el shock inicial.

Pregunta: ¿Debería realizar la empresa algún tipo de servicio?

Respuesta: Esa es una buena idea. La gente que trabajaba con la persona fallecida seguramente apreciará un servicio para expresar sus sentimientos y para recordar a su compañer de trabajo. En cualquier caso, la empresa debería reconocer de alguna forma la muerte del trabajador. Porque de otra forma, los empleados pensarán, “Esta empresa no se preocupa por nosotros.”

Pregunta: ¿Cómo puedo ayudar a la familia del miembro de mi equipo?

Respuesta: Primero, vaya al velorio y ofrezca sus condolencias. Luego haga lo que pueda para ayudarlos con cualquier problema financiero que involucre a su empresa, tales como las pólizas de seguro, compensaciones para los empleados y registros de empleos.

Finalmente, entregue a la familia los efectos personales que los miembros de su equipo guarden en el trabajo. No arroje nada, para una familia acongojada, algo tan poco importante como un calendario de escritorio con la escritura de su empleado puede ser un tesoro invaluable.

Otros Temas de interes

» ¿Qué podemos hacer para ayudar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada