domingo, enero 08, 2012

Nuevo Blog ¡Consuela a mi Pueblo!

DE Daniel Espinoza 4 comentarios

Amigos:

Quiero compartirles la noticia de que hace unos días vi la necesidad de crear un nuevo blog dedicado unicamente a la consolación de Dios a su Pueblo y ya no tanto a la formación misionera.

El blog fue titulado ¡Consuela a mi Pueblo! y esta ubicado en la siguiente dirección:

¡Consuela, consuela a mi pueblo! (Is 40,1) es una palabra que comienza con un verbo imperativo, porque es un grito, es una urgencia, es una llamada, que nos interpela a realizar el mayor y primer servicio que podemos darle a una persona humana: ¡el de dejarle a Dios en el corazón!; porque cualquiera que sea su circunstancia vital si tiene a Dios en su vida todo lo podrá en aquel que lo conforta. (Flp 4,13)

Ayudame a que el Evangelio de la Consolación de Dios llegue a muchos corazón.

Nuestro apostolado será compartir contigo una reflexion que nos recuerde cuan grande y personal es el amor de Dios por cada uno de sus hijos, en estas sencillas publicaciones deseo que encuentres consolación para que tú al igual que nosotros, lleves el evangelio de la consolación a otros hermanos.
Confío que a lo largo de esta travesía tu vida quede llena del amor de Dios.

Con inmenso afecto, Tu Amigo Daniel Espinoza

4 comentarios:

  1. Me encanta el título y la finalidad del blog. Mis deseos de que produzca abundantes frutos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Olá meu irmão Parabéns pelo blog.
    Deus te abençoe ricamente.
    Obrigado por ter nos seguido.
    Josiel Dias
    mensagem edificante para alma
    http://josiel-dias.blogspot.com
    Rio de Janeiro

    ResponderEliminar
  3. Un saludo. Nosotros estamos llamados a ser prolongación en la historia del ministerio de consolación del Mesías, especialmente en estos tiempos de incertidumbre económica y de búsqueda de Dios. Un saludo desde Tenerife,

    Marcelo

    ResponderEliminar
  4. Hola mi querido Daniel, un buen trabajo.
    Llevo años consolando al pueblo de Dios a través de mi correo del apostolado, hay que llegar como sea a cuantos podamos.
    Te dejo mi bendición y un beso de ternura.
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar