martes, mayo 04, 2010

Actitud ante la palabra de Dios


Cuando estudiamos la Sagrada Escritura el Espíritu Santo viene en nuestro auxilio, nos va guiando y revelando el camino que Dios tiene señalado para nosotros. Es verdad, Dios nos habla y nos guía a la verdad perfecta. Por esto debemos cuidar nuestras actitudes ante la Palabra de Dios:

Leerla llenos de fe: Debemos de creer y confiar en lo que ella que nos enseña, no obstante que no podamos entender lo que nos propone. (Jn 6, 68-69)

Honrarla: Recordar siempre que es PALABA DE DIOS; La Sagrada Escritura. debe tener en nuestra vida un lugar de honor. Desde el lugar en donde la ponemos y el trato que le damos. Veamos lo que nos dice Job (Job 23, 12b) y el Salmo 138 (Sal 138, 2a).

Amarla: De ahí esforzarnos por conocerla; recordemos que “nadie ama lo que no conoce”. Amarla como se aman las cosas preciosas y que son dignas de ser amadas. Veamos lo que nos dicen al respecto diferentes Salmos (Sal 119, 97; Sal 19, 8-9).

Obedecerla: Si realmente aceptamos que es Palabra de Dios no podemos pensar en menos que obedecerla a “pie juntillas”. Recordemos que el discípulo está obligado a cumplir con la voluntad del Maestro; eso nos lo confirman San Juan y San Pablo (1 Jn 2, 5; Rm 6, 16).

Defenderla: Recordemos que la palabra no siempre irá con los criterios de este mundo y que por ello tiene muchos enemigos. No podremos aceptar lo que digan los demás contra ella; es Palabra de Dios, muy a pesar de ellos.

Predicarla: Si sólo la leemos pero no la usamos para llevar el mensaje de Jesús a los demás, la Palabra queda infecunda y la obra de salvación no se propaga. Es nuestra obligación hablar de ella. Este es el consejo que le da San Pablo en su segunda carta a su apóstol Timoteo. (2 Tim 4, 2).
Estudiarla: Finalmente como ya lo hemos dicho tanto, es necesario aprenderla. Deberemos ser como San Pablo que aconsejaba ser a Timoteo; Ver lo que dice: (2 Tim 2, 15).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada