miércoles, abril 28, 2010

Miedo a fallar

La única cosa en la vida que separa los ganadores de los perdedores es el hecho de que los ganadores aprenden a tomar fuerza de sus errores y los usan para ayudarse a ganar, mientras que los perdedores permiten que el miedo a fallar les quite su fuerza y dejen de intentar.

Ganar no es todo;  una victoria a lo largo de la vida es de bajas consecuencias, pero una victoria  con frecuencia lleva a otra y de ello se logran grandes cosas.  Para mí, ganar es ser la mejor persona que puedes ser en la búsqueda de tus metas y no darse por vencido por nada en el camino – incluyendo tus fallas.
Tengo un reto para ti – ve la falla como una manera de ayudarte a aprender más rápido.  Piensa en ello por un momento y luego aplícalo a cualquier meta que estés buscando.  Si supieras que realmente no puedes fallar, sólo aprender cómo llegar a tu meta más rápido, entonces ¿qué te está deteniendo para ir por ella?   La respuesta es el MIEDO, o como lo llamo, Falsas Expectativas Aparentemente Reales (FEAR).  Nuestras experiencias pasadas y lo que nos han dicho otras personas construye una imagen en nuestras mentes de lo que puede salir mal si lo intentamos.  Repasamos este escenario una y otra vez hasta que creemos que es cierto.  Este miedo nos paraliza y hace que muchas veces ni siquiera intentemos lograr nuestros sueños.

Creo que el único antídoto al miedo es la acción.  ¿Puedes recordar qué pasó cuando eras un niño aprendiendo a caminar o a montar tu primera bicicleta sin ruedas estabilizadoras?  Cuando te caíste (como todos lo hicimos), ¿cuáles fueron las palabras de tus padres?  “Bien, no hiciste muy buen trabajo así que tal vez caminar/montar bici no es para ti.  ¿Por qué no te dedicas a algo que puedas hacer?”  O ellos dijeron “no te preocupes, fue un gran intento, sigue adelante, trata de nuevo” o tal vez, “no te preocupes, estás aprendiendo muy rápido así que pronto lo lograrás”  Así que seguimos intentando, tal vez dándonos golpes y porrazos en el camino, pero eventualmente tuvimos éxito.

Así que la forma para trabajar para lograr nuestras metas es aceptar que podemos ‘fallar’, lo cual nos dará oportunidades para aprender, y creer que tendremos éxito.  Imagina cómo un corredor de motocicleta se prepara para cada carrera.  ¿Piensas que se imagina cómo podría chocar en cada curva, o que se imagina recorriendo la vuelta perfecta?  Bien, no será competitivo si está preocupándose de poder hacerse daño.

No estoy diciendo que debemos todos correr riesgos innecesarios con nuestras vidas o nuestros ahorros – o si lo hacemos, que debemos asegurarnos de tomar todas las precauciones necesarias para minimizar cualquier pérdida, estoy diciendo que debemos estar preparados para escalar fuera de nuestra zona de confort y buscar las estrellas ocasionalmente.

Así que pregúntate, ¿Cuál es el miedo en tu negocio?

Tal vez es invertir en mercadotecnia – el miedo de gastar dinero sin la garantía de que realmente incrementará tus ventas.  O tal vez se relacione a invertir en gente – en emplear o entrenar personal que en determinado momento puede irse o no jugar el juego a tu manera.  Puedes tener miedo a delegar tareas a otras personas y que cometan errores o tu pierdas control.  O tal vez estás renuente a pedir dinero al banco para ayudarte a expandir el negocio por el miedo de deber dinero.  Este tipo de miedos son muy comunes y pueden estorbar el camino al éxito de tu negocio.

Una solución para sobrepasar este obstáculo es haciendo dos listas – una de los miedos que tienes, pues identificándolos puedes hacer algo con ellos, y otra de los beneficios y efectos positivos que el cambio tendrá en tu negocio.  Puedes luego discutir esto con alguien fuera del negocio que sea imparcial y  pueda retar tus miedos y llevarte a la mejor decisión.

En su libro, ‘Siente el miedo y házlo de todas formas’, Susan Jeffers introduce un agregado a esta solución, al cual llama el ‘modelo sin-pérdida’ para tomar decisiones.  En este proceso ves las experiencias positivas que pueden surgir tanto de hacer el cambio como de quedarse igual.  De esta manera tienes dos caminos a elegir, ambos ‘correctos’;  ambos tienen oportunidades de crecimiento y aprendizaje en el camino, independientemente del resultado final.  Usando este agregado, ninguna decisión es equivocada.  Esto requiere que pensemos en resultados y oportunidades en una manera diferente pero es grandioso para disminuir nuestros miedos en todos los aspectos de nuestra vida.

Así que adelante, da un paso fuera de tu zona de confort, enfrenta tus miedos y toma acción positiva.  Te sorprenderás de lo que puedes lograr si crees que puedes.

Yo creo que puedes lograr mucho.  Si no haz podido hacerlo, contáctame de inmediato para conocer cómo puedo ayudarte.   Evita postergar las decisiones, actúa ya.  No tienes nada que perder.

Autor: Carlos Treviño Gutiérrez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada