jueves, febrero 04, 2010

Celebración del Jueves Santo


El Jueves Santo Jesús se reunió  con sus discípulos para celebrar la Pascua en una cena especial en la que lavó los pies a sus discípulos dándoles ejemplo de humildad y amor, instituyó el Sacerdocio con las palabras “Haced esto en memoria mía” al convertir el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre, momento en el que también instituye la Eucaristía para así quedarse con nosotros para siempre.

Llegada la noche, Jesús se retiró, junto con Pedro, Santiago y Juan a orar en el Huerto de Getsemaní.  Es ahí donde Jesús acepta cargar con los pecados de toda la humanidad antes de su pasión.  Fue inmensa su agonía, sufría a tal grado que sudó gotas de sangre.  Aún así, acepta seguir adelante: “No se haga mi voluntad, sino la Tuya”.

Seguramente sabía que pronto le iban a apresar.  Y así sucedió.  Un gran número de hombres armados con espadas y garrotes, con Judas Iscariote a la cabeza, llegaron al lugar.  Judas, el apóstol que lo vendió por 30 monedas de plata, se acercó a Jesús y lo besó, así pudieron aprehender a Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada