jueves, junio 25, 2009

La verdad que hay en mi

Nunca habrá verdadera conversión si no permito que el Espiritu Santo entre en lo más secreto de las intenciones que me mueven. Si no permito que me haga ver la falsedad de esas intenciones y no dejo que me las cambie. Pero si lo hago, entonces sí empezaré a vivir de otra manera, seré una nueva criatura, estaré realmente convertido.
El corazón nuevo que el Señor quiere infundir en mí es un corazón con intenciones sanas, que de verdad ande buscando el amor, el servicio, la gloria de Dios, y no sólo su propio bien o la gloria humana.
No vale la pena tratar de esconder todo lo que llevo dentro.
Si no soy servicial o soy generoso, no me conviene aparentar lo que no soy y vivir en la mentira. Es mucho mejor reconocer mi egoismo y pedirle al Espiritu Santo con insistencia que cambie el corazón.
Cuando vivimos tratando de aparentar lo que no somos, llega un momento en que ya no sabemos quienes somos en realidad, y así es imposible cambiar y crecer.
No hay nada mejor que mirarse a si mismo con una sinceridad serena. Es posible cambiar poco a poco si le mostramos nuestra verdad al Espiritu Santo y comenzamos a dar pequeños pasos cada dia.
Autor: Armando de Lorenzi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada