lunes, abril 20, 2009

Cardenal Rouco alerta que "crimen del aborto ensombrece historia de la humanidad"

Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española

El Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Cardenal Antonio María Rouco Varela, afirmó hoy, durante su discurso inaugural de la 93 Asamblea Plenaria de la CEE, que "el crimen del aborto ensombrece la historia de la humanidad", refiriéndose así a la reforma de la ley que el Gobierno tiene previsto presentar antes del verano europeo.

Por ello, el Purpurado alertó que con la nueva legislación "se quiere reducir la democracia al mecanismo empírico", mediante la aprobación de leyes que representen "simplemente un especie de denominador común de las diversas opiniones e intereses presentes en la sociedad, aun cuando lo que esté en cuestión sea el derecho fundamental a la vida".

"Sin una base moral objetiva –continuó– ni siquiera la democracia puede asegurar una paz estable, tanto más cuanto que la paz no fundamentada sobre los valores de la dignidad humana y de la solidaridad entre todos los hombres es a menudo una paz ilusoria".

En todo caso, reconoció que España lleva inmersa en las últimas décadas "en un proceso de deterioro de la conciencia moral en lo que toca al valor sagrado de la vida humana". "Desde la legislación despenalizadora de 1983, la situación ha ido empeorando tanto en la práctica como en las leyes", añadió.

Además, el Cardenal recordó que la preocupación sobre el aborto "ha estado siempre en el centro del interés de los obispos durantes las últimas décadas", actitud que reivindicó citando la publicación en 2001 de la Instrucción Pastoral 'La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad".

EpC, formación estatal de las conciencias

Por otra parte, el Cardenal Rouco se refirió a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC), reivindicando el derecho "inalienable" de los padres y las escuelas "en colaboración con ellos" a educar a sus hijos en los principios morales y religiosos que "libremente asuman y cultivan". En este sentido, aseveró que se viola este derecho cuando cuando se "impone legalmente" una visión antropológica y moral, "una formación estatal de conciencias".

Así, el Arzobispo defendió una asignatura que oferte "una formación jurídica básica sobre las Declaraciones de los Derechos Humanos o sobre la Constitución Española". "En esta perspectiva podría hallarse una solución a los graves problemas planteados por la llamada Educación para la Ciudadanía", agregó.

Para salir de la crisis económica, el Purpurado propuso "un profundo cambio de mentalidad y actitudes" sin el que "difícilmente se remontará la grave crisis, cuyas dimensiones y horizontes se muestran tan inciertos e imprevisibles".

Este cambio, explicó, se fundamenta en el respeto a los imperativos espirituales y morales de la sobriedad y austeridad, en el sacrificio personal, en la concepción del trabajo como un derecho y un deber y la regulación normativa de la vida económica y financiera.

"Sólo así se podrá restablecer la tan invocada y ansiada confianza social", concluyó.

En este sentido, el Presidente de la CEE anunció que el Papa escribirá una nueva encíclica sobre doctrina social, al tiempo que recordó las anteriores –Spe salvi y Deus Caritas est– "que permiten aclarar criterios y extraer conclusiones ético-sociales y ético-jurídicas para ofrecer a los ciudadanos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada