martes, abril 28, 2009

Convivir en grupo

Todas las personas viven en sociedades y sus comportamientos, decisiones y pensamientos, se ven influenciadas por las personas con la cual convive. Muchas veces se accede a cambiar nuestras opiniones por la presión de los demás.

Las personas adquieren un sentido de pertenencia al participar de un grupo. Un grupo es una colectividad de tres o más individuos, que se relacionan para alcanzar objetivos comunes en donde son influidos unos con otros. Las personas buscan a otros y forman grupos para satisfacer una necesidad de gregarismo y de sentirse involucrados o de pertenecer a algo. Los grupos van desde el familiar o de amigos muy cercanos, pasando por grupos más grandes, compuestos por miembros que desarrollan relaciones permanentes y fuertes en función de actividades y metas como formar parte de clubes deportivos, movimientos culturales, sociales o políticos y de pandillas, hasta los grupos sociales impersonales basados en intereses compartidos, como partidos, sindicatos, organizaciones laborales o empresariales.

Uno de los problemas al encontrarnos en un grupo es la influencia que pueda tener en nosotros y nuestra forma de ser. Se han realizado experimentos para comprobar este tipo de influencia. En uno, a un grupo de estudiantes se les mostraba una línea recta, la línea X y otras tres líneas de comparación, las líneas A, B y C. Su tarea era determinar cuál de las tres líneas tenía una longitud más pareja a la línea X. El experimento dejaba ver de forma perfectamente clara que la línea B era la que más se asemejaba a la línea X, pero varios estudiantes combinados con el experimentador señalaban la línea A, evidentemente errados. Luego al tocarles el turno a quienes estaban completamente seguros que la respuesta correcta era la línea B, a pesar de ello, un alto porcentaje de ellos cambiaron sus opiniones y dijeron que era la línea A, para estar acorde con el grupo.

La presión de los grupos puede llegar a cambiar la opinión objetiva de algunos. Estos lo prefieren ante el temor a quedar mal con los otros o de ser ridiculizados por el grupo.

Si Ud., forma parte de un grupo, tiene que sopesar las ventajas que le aporta y las desventajas de aceptar, en ocasiones, lo que el grupo le impone por mayoría. Si las desventajas le molestan, pues sencillamente váyase de ese grupo porque le hace daño a su individualidad y personalidad. Si, por el contrario, usted siente que puede ceder en opiniones y comportamientos porque a cambio recibe satisfacciones que le hacen ser más feliz. Entonces, ¡Disfrute de su grupo!... Siempre que no pierda su autoestima y su individualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada